Conversaciones: Con Gala sobre la educación

Conversaciones

AdV_ Una de las cosas que más le he echado en cara a la política española de todo signo, es lo poco que se ha preocupado por la educación. El problema también es, por si ese fuera poco, que la familia, y en especial los padres, han pasado de educar a sobreproteger a sus hijos. ¿Quién crees tú que debería dar el primer paso para cambiar eso?

Gala_ Definitivamente, el gobierno. Cada persona es un mundo, y hay padres que sobreprotegen a sus hijos, otros que los explotan, otros que los descuidan y otros que lo hacen todo bien. Pero, evidentemente, a mí lo que me interesa es lo que pasa en mi casa, que es donde haré todo lo posible para mi hija sea una buena persona, civilizada y culta. Pero el colegio también influirá en su educación, por eso hace falta, más que un sistema educativo de calidad, un profesorado de calidad. La pena es que eso sólo existe en Noruega, Finlandia, y pocos sitios más. Y la verdad es que sigo sin entender por qué leches tienen que cambiar los planes educativos cada pocos años. Antes los planes educativos duraban más, ¿no te parece?

AdV_ Coincido plenamente en que antes parece que los planes educativos duraban más. Yo creo que simplemente cada partido político los manipula según su conveniencia cuando llega al gobierno. Sin embargo, no estoy de acuerdo con respecto a que el primer paso deba darlo el estado; es en la casa de cada uno donde se forja mayormente el carácter como tú has dicho, aunque eso deba apoyarse luego en el colegio.

Gala_ Pero yo no quiero que el gobierno forje el carácter de mi hija. No es ésa su función. Su función es darle a mi hija conocimientos básicos para que luego ella amplíe los que más le interesen, ya sea en la universidad o en casa, y use esos conocimientos para ganarse la vida.

Pero si las clases son aburridas y poco estimulantes lo que hacen es quitarles las ganas hasta a los más empollones. Son cinco horas diarias, buena parte del tiempo que pasará despierta. Eso significa que, aunque no están ahí para educar emocionalmente a mi hija, sí que influyen mucho en ella. Yo quiero que mi hija pueda ser lo que ella quiera, tanto camionera como astronauta. Pero si en el camino se me viene abajo, ya sólo le quedará la opción del camión, y eso con suerte. Lo de venirse abajo depende de tres factores: la casa, el colegio y ella misma. Mi casa la controlo yo, a mi hija la controla ella, así que sólo me queda desear que el colegio sea el mejor posible.

AdV_ Cierto, pero partes de la base de que la educación en casa no falla porque es el caso que tú vives. Ponte en el lugar de cualquier adolescente malcriado que no tiene ni idea de lo que significa esforzarse por nada, y que está acostumbrado a que se lo den todo hecho. ¿Crees que es el colegio lo que necesita mejorar?

Gala_ Es que el colegio no es el responsable de “arreglar” la educación que le dan a ese niño en su casa. Por decirlo de otro modo: si en casa las cosas fallan, el niño está jodido. Por supuesto, se dan casos en los que un niño, a través del colegio y de sus amigos, logra superar esas dificultades y convertirse en una persona equilibrada, pero son excepciones. Y no es el colegio en sí, sino algún profesor que echa una mano de vez en cuando. Son las personas, no los planes educativos. Por eso me reitero en lo dicho: del plan educativo espero que sea bueno para estimular a mi hija hacia el conocimiento y el estudio. De los profesores espero que se preocupen por su clase y sepan enseñar sin aburrir. Y del centro escolar espero que mantenga la calma en los recreos y pasillos y que mi hija esté a salvo de accidentes mientras esté dentro. A cada uno lo suyo. No voy a pedirle al colegio que eduque a mi hija, aunque sé que influirá en su educación, igual que influirán sus amigos, los vecinos, etc.

AdV_ Todo lo que pides es más que realista, pero no es viable hoy en día por lo que he dicho. Los profesores ya no educan, han de centrarse en que los niños no den la lata e intentar avanzar mínimamente, ya que no pueden ni castigarlos o reñirles, que luego irá su padre o madre a echarle la bronca al educador. Así pues, los profesores se desmotivan y los pocos alumnos que merezcan la pena serán desaprovechados también.

Después, el gobierno de turno, para paliar la mala imagen hará algún tipo de medida de cara a la galería, sin ponerse a los padres en contra y dirá que vamos mejorando, aún cuando la realidad muestre que no es así en absoluto.

Gala_ Lo peor es que lo que dices es verdad. Lo que hace falta es un cambio radical, no volver a cambiar el plan de estudios. Hace falta que los profesores mejoren, que sólo consigan trabajo los buenos profesores, y el resto a la calle. Que el colegio y la ley apoyen a esos profesores cuando algún padre gilipollas se les enfrente, y que si hay una agresión se castigue de forma inmediata. Que mi hija no pueda salir del centro escolar sin mi permiso escrito, y nadie ajeno al centro pueda entrar.
Que ningún alumno pueda pasar de curso sin aprobar tanto los conocimientos como el comportamiento. En fin, que el fin del colegio sea que los niños aprendan, y no lo que hay ahora. Lástima que eso sea pedirle peras al olmo. ¿Sabes si el finlandés es muy difícil?

AdV_ Dicen que sí, que es muy difícil, pero te juro que he estado tentado de empezar a aprenderlo más de una vez. Y siendo ligeramente más práctico pero también idealista me planteo aprender alemán o danés. Lo de aprobar sin el conocimiento necesario es una barbaridad, pero es imprescindible ya que a duras penas consiguen que algunos alumnos mantengan el interés, si no te quitas de en medio a los que molestan, ninguno avanza. De todos modos no creo que esto vaya a cambiar a mejor en España, hay demasiada demagogia y demasiado cabestro suelto como para que a una mayoría necesaria le importe la educación y plantee los cambios que has dicho.

Gala_ Lo sé, y te juro que he llegado a plantearme el “homeschooling”.
El problema es que tampoco creo que aislar a mi hija sea tan buena idea, así que la única solución que me queda es mandarla a un colegio (el que le toque por zona) y tratar de complementar su educación en casa (ayudándola con los deberes, proponiendo actividades, viendo documentales, etc.). La alternativa es mudarnos a Helsinki. Pero sí, me parece tristísimo que se dé tan poca importancia a los niños en este país.

AdV_ Tal y como están las cosas eso de dar una educación en casa no me parece mala idea. El problema es el que planteas, el potencial aislamiento social del niño. Amén de que, legalmente, juraría que no es posible tener a un niño sin escolarizar oficialmente.

Gala_ En Baleares ya se está dando ese fenómeno (me refiero al homeschooling), pero es verdad que el aislamiento social que conlleva no compensa, además yo tendría que renunciar a mi trabajo de por vida.

Aunque me temo que si la situación de la educación sigue así en España, muchas más familias van a optar por la educación en casa. Somos muchas madres licenciadas sin trabajo y son muy pocos colegios en condiciones.

AdV

Gala

Twitter Facebook Google+

3 comentarios

  1. Sophie · mayo 19, 2009

    Me ha encantado la conversación. Yo soy un híbrido, en parte viví la EGB y en parte la LOGSE y sé que hay diferencias enormes entre ambos planes de estudio. Además, cuando comparo con amigos que son mayores que yo, o con mi novio o mi hermano pequeño, noto aún más las diferencias en cuanto a los contenidos y la autoridad (no confundir con autoritarismo) que tenían los profesores antes y la indefensión que sufren ahora. Por otra parte, admiro la labor educativa de los padres, que llegan reventados de trabajar toda la mañana y muchas veces parte de la tarde y han de sacar energías para estar con sus hijos, educarles, enseñarles, jugar con ellos, revisar sus tareas, etc. Respecto a que el colegio apoye a los profesores, tengo una anécdota que en su momento me dejó impresionada: unos alumnos de un colegio colgaron una foto de un profesor en el Tuenti para cachondearse de él. Al enterarse en el colegio, hubo una reunión para decidir qué hacer con el par de becerros que habían hecho eso. Unos profesores decían que eran cosas de crío y no había que cargar las tintas, otros que los alumnos se habían pasado de rosca. Un profesor se levantó y dijo que poner una foto de un profesor en el Tuenti no era lo mismo que pintar en la pared del retrete \”Pepito cabrón\”, porque lo primero era público, en Internet, donde todo el mundo podía hacer mofa y befa, mientras que en el segundo caso quedaba en el colegio. Además, añadió que no eran chiquilladas, que los alumnos que habían hecho eso eran adolescentes y si hoy permitían que insultaran a un compañero de esa forma, mañana le pasaría a otro y podría ser peor o que cuando empezaran a trabajar seguirían con actitudes de ese tipo porque lo veían como un juego, como una bromita sin importancia, que lo adecuado era pararles los pies y demostrarles que esos actos tenían consecuencias bien serias. Cuestión de educación. Ese último profesor era mi padre :)

  2. Sophie · mayo 19, 2009

    Por cierto, hice el comentario con sus debidas separaciones entre párrafos, puntos y apartes, etc. Se me ha quedado todo en un mazacote, no sé por qué 😳

  3. Álvarez del Vayo · mayo 19, 2009

    Gracias por el comentario, y por la anécdota, que espero que no lo sea y que muchos otros profesores se responsabilicen de lo que hacen sus educados incluso fuera de clase, al menos en lo referente a ellos mismos.