Decir que las mujeres no son iguales a los hombres no es machismo

Cada cierto tiempo en las redes sociales se establece una conversación que acaba siendo una discusión, más o menos bien llevada, sobre un tema partiendo de la base de que alguien ha comprendido algo de forma diferente a como se pretendía dar a entender. Y cada cierto tiempo significa decenas o cientos de veces al día.

Hoy he estado al tanto de una de esas veces, en una conversación que ha empezado con un tweet de JotDown sobre la diferencia que ven a la hora de entrevistar a mujeres y a hombres.

Este comentario pone de manifiesto que hay algún motivo, que ellos desconocen, que hace que les sea más difícil conseguir entrevistas de mujeres que de hombres, Ese motivo, que yo obviamente desconozco, introduce el elemento diferenciador ya que según comentan el número de llamadas ha sido idéntico en ambas acciones.

Dicho comentario ha sido tomado por otra tuitera, Barbijaputa, como machista, ya que según ella comenta hay un matiz de minusvaloración de la mujer.

Y es aquí donde entra mi comentario.

El machismo, por definición, implica prepotencia, es decir, la suposición de que se ejerce un poder. Pero más allá de eso lo que comúnmente se entiende por machismo es la supremacía del hombre sobre la mujer, solo que en algunos ámbitos esto se lleva más allá.

Cuando se esgrimen argumentos en contra del machismo se hacen bajo la premisa de que los hombres y las mujeres son iguales y es esto lo que defiende el feminismo. Y eso no es así. Los hombres y las mujeres ni son iguales ni deben serlo. La cuestión es que tengan los mismos derechos y oportunidades y eso no pasa ni necesita pasar por la igualdad total.

En el ejemplo del post es obvio que se ha visto un punto negativo en el hecho de que las mujeres no accedan a las entrevistas con la misma facilidad que los hombres y ahí está el error. Se ha visto el machismo en la suposición de que acceder a la entrevista es mejor que no hacerlo ergo los hombres son mejores porque han accedido más que las mujeres. El fallo está en la premisa y es que acceder o no acceder no es bueno o malo per se.

Pero claro, las redes sociales son un sitio en el que es más normal criticar ideas que aportar las propias como dijo Iván hace poco. Y lleva razón.

Twitter Facebook Google+

0 comentarios