Mi último libro

12 - 1

Hace unos días me regalaron el que quizás sea mi último libro, si no en mi vida, en mucho tiempo: un Kindle de Amazon.

Siempre he sido un defensor de la tecnología, en cualquiera de sus aspectos, pero sin extremismos. Pero había una excepción: los libros. Soy de los que prefería leer en papel por el tacto, el olor, y sobre todo el estar desconectado.

Sin embargo este regalo me ha hecho replantearme algunas cosas.

La comodidad

Es obvio que un ereader es más cómodo que un libro. Antes de tenerlo lo imaginaba pequeño, pero como una tablet de 7 pulgadas. Es como la mitad de grande. Es diminuto. Y no pesa nada. Es tremendamente portable. Y lo dice alguien que se ha leído los últimos cuatro libros en un tablet. En el sofá o en la cama. Pero es que lo que para navegar es cómodo para mantener varias horas en la mano es demencial. Y ahí el ereader gana por goleada.

No obstante, en español, aún hay que pelearse con editoriales y libros, y muchas veces obligan al lector a piratear. Por fortuna también hay excelentes excepciones como 1libro1euro de la que hablé hace unas semanas.

El ahorro

Los libros por desgracia son instrumentos caros. No soy de los que compran ediciones de lujo o de tapa dura, casi siempre me voy a las más económicas por una cuestión sencilla: mejor dos baratos que uno caro. Empiezo a ver que los ebooks, si bien pueden ser igual de caros también pueden suponer un ahorro interesante.

Si comparamos precios de novedades y bestsellers vemos que los precios son demasiado comunes, pero si nos vamos a clásicos empezamos a ver diferencias abismales. Siempre he tenido en estima a clásicos tanto de novela como de ensayo y leer a Platón no era más barato que leer a Tolkien o a Ruíz Zafón. En un ebook sí. Hay muchos clásicos disponibles de forma legal a un precio muy bajo y unos pocos descargables de forma gratuita. Leer El Retrato de Dorian Gray, Frankestein o La República se puede hacer sin desembolsar un euro y disfrutar de otros libros como Alicia en el país de las maravillas es más barato que tomarse un café.

Otros autores como Juan Gómez Jurado o Pérez Reverte tienen disponible sus libros en la tienda de Amazon, entre otras, por menos de 5 euros.Y eso significa que cuestan menos que la edición más económica de papel. Algo lógico pero que no siempre se ve.

Es cierto que hay páginas de descargas gratis para epubs y pdfs pero pienso lo mismo que con las aplicaciones de los móviles, quiero pagarla, pero a un precio que me parezca lógico. Si un libro me cuesta 3 euros lo compraré sin dudar. Si me cuesta 5 lo pensaré,. Si me cuesta 10 veré si es tan interesante como creo pero si cuesta 20 directamente lo descartaré e iré a por otro. O lo bajaré de forma alternativa. Coincido completamente con un diagrama que creó hace unos días Antonio Ortiz sobre su forma de comprar ebooks.

algoritmo-compra-ebooks-grandeEl aumento de lectura

Algo que espero conseguir con este gadget es aumentar el número de libros leídos. Para eso confío en usar recomendaciones tanto de amigos como de servicios como GoodReads del que hablaré más adelante. Sé que no llegaré a los 60 del 2009 más que nada por mi carencia de tiempo libre, pero espero llegar al menos a los 12 del 2011.

¿Os veis usando ya o en un guturo próximo un ereader?

Twitter Facebook Google+

Un comentario

  1. cesvlc · enero 7, 2012

    Yo ya lo uso desde abril… y no lo cambio por nada. Alguno de los leídos lo compraré en papel, pero ya por gusto de esa obra en concreto.