Momentos apalabrados: porqué comprar un libro cuando te lo dan gratis

momentos-apalabrados-amazon

Hace unos días comentaba que había puesto a la venta mi libro sobre arquitectura en formato para el Kindle de Amazon, un dispositivo que me han regalado hace poco. Me hizo ilusión ponerlo, pero la misma me ha hecho ver el libro de un amigo, Iván Linares, en el mismo formato.

Cuando le dije que me lo iba a comprar se ofreció a enviármelo gratis. Y le dije que no.

Por el esfuerzo

Al igual que muchos escritores noveles Iván ha dedicado mucho tiempo a escribir, y esos menos de tres euros creo que es un precio más que justo por un libro que estoy seguro que me gustará, pues no son pocos los relatos que me he leído suyos en su blog. Recuerdo especialmente el del autobús de dos plantas.

Por la vanguardia

No cerrarse en banda y despotricar contra los que se bajan los libros piratas es algo que a muchos nos parece raro pero no son pocos los escritores que lo hacen. Así que cuando uno sube su libro a un formato como el del Kindle o compatible con los demás libros electrónicos opino que detrás hay una reflexión interesante sobre las nuevas tecnologías con la que estoy plenamente de acuerdo

Por la edición

Este libro en particular es el primero que veo con una estructura de enlaces que aporta un valor añadido al ebook sobre el libro en papel. Una suerte de mezcla entre una página web con hipervínculos y un conjunto de folios mecanografiados.

Porque quiero

Es clave que cuando alguien pague por algo lo haga de buena gana, no frustrado por no poder habérselo podido descargar gratis. Y en este caso yo mismo pude acceder a este libro de forma gratuita, pero preferí apoyar a Iván por los motivos antes enumerados.

Os recomiendo su blog y por descontado comprar el libro en la tienda Kindle.

Twitter Facebook Google+

Un comentario

  1. ivsu · enero 16, 2012

    Jo, lo cierto es que no tengo palabras…
    Es cierto que lo ofrezco gratis, hace tiempo que superé la idea de que iba a enriquecerme con lo que hago. De hecho, todos los relatos están en el blog, aunque, evidentemente, sin el nivel de edición exhaustiva del libro, sumado al formato del Kindle. Coincido contigo: cada uno tiene el derecho a vender su trabajo como quiere o como le dejen, y las opciones actuales nos permiten algo que antes hubiera sido impensable: auto editarse llegando a millones de lectores. Y con la calidad y la frescura de muchos escritores que jamás hubieran pensado que podrían hacer algo parecido. ¿Por qué resignarse y dejar morir tus escritos cuando puedes compartirlos? Sea de la manera que sea, todos tenemos algo que contar.
    Quedas oficialmente nombrado Caballero de la Real Orden del Mecenazgo. Todo un orgullo que me hubieras convencido para subirlo. 😉
    Gracias!