Sobre funcionarios, emprendedores y Antonio Banderas

Hace unos días Antonio Banderas visitó el programa El Hormiguero. Una de las frases que pronunció, posiblemente la que más revuelo ha causado, es la que hace referencia a las aspiraciones de los jóvenes en Estados Unidos y en España. En concreto hizo referencia a un estudio que indicaba que el 70% de los jóvenes españoles quería ser funcionario mientras que el 70% de los jóvenes estadounidenses quería ser emprendedor.

Sin ser falso lo que dijo hay datos muy importantes que conviene saber antes de despotricar sobre nuestro compatriotas, algo a lo que incluso yo soy muy aficionado, y que supe cuando estuve un año viviendo en aquel país.

La mentalidad

Cuando todo el sistema se enfoca en elevar a los altares a personas con iniciativa, aunque fallen a veces, creas una serie de espejos en los que los jóvenes quieren mirarse. Cuando en Estados Unidos se vanaglorian de figuras como Steve Jobs, Elon Musk o Mark Zukerberg no sólo exportan su cultura y “American way of life”, también lo expanden en la mentalidad de la gente.

En España lo que se suele potenciar es no arriesgarse e intentar conseguir una “plaza para toda la vida”. Ojo, no un trabajo, sino una plaza, algo que sea difícil que te quiten aunque no seas eficiente.

En ambos países se admiran a deportistas y personajes de la farándula pero en España admirar a un empresario o emprendedor casi está mal visto.

Sector privado y sector público

Otro aspecto muy importante es la diferencia entre sectores. En España el salario de los funcionarios está en la media, cuando no por encima, del sector privado. Esto hace que el dinero no sea precisamente un incentivo para trabajar fuera de las administraciones públicas.

En Estados Unidos la diferencia de salarios es considerable, tanto que muchos funcionarios tienen que tener varios empleos para poder mantener un nivel de vida en lo que llamaríamos clase media en cuanto quieran tener hijos y enviarlos a la universidad.

Prestaciones públicas

En la línea de lo anterior en España, por el mero hecho de ser ciudadanos, tenemos derecho a una educación y enseñanza de calidad, algo que en Estados Unidos es caro. Pero muy caro.

Es por eso que mucha gente quiere ser emprendedor, para optar a un nivel de vida al que no podría optar siendo funcionario. En España es casi al revés, los funcionarios tienen mejor nivel de vida que los empleados por cuenta ajena o los autónomos.

Conclusión

Como dije al inicio, lo que dijo el famoso actor español es cierto, y allí mayormente la gente quiere montar su empresa, para poder optar a cierta calidad de vida del mismo modo que aquí se quiere ser funcionario, para optar a cierta calidad de vida.

Sinceramente entiendo ambos planteamientos y ni me gustaría ser funcionario en Estados Unidos ni me gustaría ser emprendedor en España. Porque ambos planteamientos van, desde mi punto de vista, en contra de tener muchas posibilidades de vivir bien.

Así de simple.

Twitter Facebook Google+

0 comentarios